- Can Sastre -

Ventajas de Reserva Directa

Mejor Precio Garantizado
Free Parking: plaza de parking gratuita (sujeto a disponibilidad)
Regalo de Bienvenida
Late Check Out hasta 1pm (sujeto a disponibilidad)
Room upgrade (sujeto a disponibilidad)

Quiénes somos

Josep Sastre, fundador y gerente de nuestro hotel, es la cuarta generación de Can Sastre, una casa familiar situada en el casco antiguo de Ciutadella convertida desde 2018 en un hotel boutique. Hotel Can Sastre es un proyecto reciente pero que cuenta con más de un siglo de historia.

 

“A la familia Can Sastre nos enorgullece entrar en nuestro Hotel, tiene una energía especial. Más que un negocio, Can Sastre es nuestra historia.”

La historia de una familia que fundó una pastelería “La Sin Nombre” en 1862 y que a día de hoy convierte sus instalaciones con un nuevo proyecto, un bonito Hotel, familiar y con mucha historia, construido con mucho respeto, afecto, personalidad y cercanía para transmitir su esencia a todo aquel que lo visita.  

NUESTRA HISTORIA

 

El Hotel Boutique Can Sastre es parte de la historia de Menorca. Está ubicado en una casa familiar del siglo XVII donde Leopoldo Sastre fundó  la pastelería La Sin Nombre en el año 1862.  Se mantuvo la tradición familiar por cuatro generaciones, hasta 1987.

El mismo mostrador de la antigua pastelería La Sin Nombre se ha reconvertido en la recepción del hotel. Botes de cristal, balanzas, utensilios de época de pastelería, recetas de familia, detalles que marcan la diferencia y generan un ambiente cálido, de un pasado reciente.

El Hotel está ubicado en pleno centro de Ciutadella, en una casa familiar menorquina del siglo XVII.

En 1862, se sabe que ya estaba abierta la pastelería La Sin Nombre de la familia Sastre, conocida como «Can Poldo» refiriéndose a Esteve Leopoldo Sastre. Fueron cuatro generaciones de maestros de la pastelería, y mucha dedicación y esfuerzo de los hermanos Joan y Josep, quienes mantuvieron la pastelería hasta 1987, y que durante décadas prestigiaron a La Sin Nombre en el arte del buen hacer pastelero, con sus “Pios”, “Braços de Gitano”, y “Tortades Russes”.

Hemos recuperado un trocito de la historia original de la casa donde se ubica el Hotel, rescatando las máquinas de fabricación de caramelos del año 1840, el papel original para envolver pasteles y turrones de principios de siglo, además de los utensilios que se usaban para fabricar los mismos dulces durante la época. En la entrada del Hotel mantenemos la bicicleta de Juan y Josep Sastre de 1940 y los muebles antiguos de la casa original de inicio del siglo XIX. En la recepción, hemos restaurado artesanalmente el antiguo mueble expositor de la pastelería con sus espejos, vitrinas, los frascos de caramelos originales y su inigualable color rosa, una seña de identidad de La Sin Nombre.

Otro de nuestros mejores secretos es nuestro comedor para los desayunos que servimos con mucho mimo, una bóveda de piedra marés típico en casas antiguas del centro histórico de Ciutadella. En el desayuno pueden encontrar todo tipo de fruta, unos deliciosos huevos ‘poché’ marca de la casa, tortillas al gusto con huevos y verduras 100% ecológicos, ya que disponemos de huerto ecológico propio, igual que dulces hechos siguiendo antiguas recetas familiares que saben a cielo.

Durante las obras de reforma del Hotel apareció una piedra con un escrito a mano, donde se lee “La Sin Nombre”, la Argentina, firmado por los tres hermanos Juan, Jose y (Maria) Sastre Miret con fecha del 24 de enero de 1917. El padre de estos tres hermanos en su juventud emigró a Argentina y allí aprendió el oficio de Pastelero en una pastelería llamada ¨La Sin Nombre¨ por este motivo una vez de vuelta a Menorca fundó la pastelería, poniéndole el mismo nombre. En la entrada principal del Hotel está expuesta dicha piedra.

Hemos querido mantener el hallazgo escrito para recordar en nuestro presente ese pasado familiar que forma parte de la casa, hoy el Hotel, e intentar transmitir a nuestros clientes el arte de cuidar y servir con ese sabor dulce pastelero y familiar de antaño.

Pretendemos dar a conocer el espíritu emprendedor de la sociedad menorquina que forma parte de su historia, por ello elegimos las amenities de Floris creadas por un menorquín en 1750, instalado posteriormente en Londres y hoy en día proveedor de la Casa Real Británica. Como muestra que, en generaciones pasadas muchos menorquines salieron por diversas razones de la isla y finalmente, después de mucho esfuerzo, volvieron a casa de nuevo en mejor situación gracias a su buen hacer característico de nuestra sociedad.

Can Sastre pretende, además, apostar por trabajar para conseguir una sociedad más activa y responsable con nuestro entorno y la historia de nuestra isla, del mismo modo que nosotros queremos dar ejemplo involucrándonos desde nuestro trabajo diario en pequeños proyectos vivos que contribuyen a hacer un mundo mejor.

BOOK / RESERVAR